Línea de Atención: 760 8547   (57)310 3174848 - 311 4637441

Eran más en número y en ruido los franceses y se sentía en las calles rusas una preferencia por ellos para la final de este domingo en Moscú. Llegaron como candidatos y con esa seriedad lo asumieron a la hora de superar a una selección de Bélgica por un apretado 1-0 en la semifinal del Mundial, que evidenció el partido parejo, pero por lo alto, que protagonizaron ambos equipos. Un gol de Samuel Umtiti resolvió la situación en favor de Francia y puso el primer finalista para la cita en el Luzhnikí. Cálida noche para un partido de alto vuelo.

Ambos equipos probaban los reflejos de los arqueros en la primer etapa, primero con Matuidi (minuto 18) y luego con Hazard (19) en un partido que empezaron dominando los belgas y fueron controlando, con paciencia, los franceses. Al minuto 20 lo intentaría Alderweireld de media distancia para hacer sonar las alarmas en la marca del medio campo azul; pero pronto, y de nuevo sin perder la cabeza, las fichas se reacomodaron y vinieron las opciones francesas, primero con un cabezazo apenas desviado de Giroud (30) y al 38 se juntaban Pavard y Mbappé para un remata tremendo del primero que sacó Courtois con el talón.

Empezaba el complemento y parecía que sería el mismo buen inicio de Bélgica, con un cabezazo de Lukaku que metió miedo, pero antes que cundiera el pánico cayó el gol francés: cobro de tiro de esquina de Antoine Griezmann y se anticipa a Fellaini el gigante Umtiti para castigar de cabeza e improvisar un extraño baile contra el banderín -grave riesgo de reprobar el examen de baile de Mina al regreso al Barcelona-.

Y entonces fue el mejor momento de Francia, un lapso de inspiración de cerca de 10 minutos con la combinación de velocidad, toque y ‘punch’ que le ha dado sus mejores momento en Rusia. El moño, al minuto 56, un balón que toma Matuidi por la derecha, toque sutil a Mbappé, taco en el área para Giroud y la pierna salvadora de Mousa Dembelé ahí, para arruinar el momento.

Faltaba media hora y la reacción de Bélgica fue la esperada: se animó De Bruyne por fin aunque sin suficiente claridad, apareció Hazard con una falta para un tiro libre suyo que inexplicablemente no se sancionó y luego la más clara opción para igualar, un remate de media distancia de Witsel que paró Lloris a puro reflejo, espectacularmente, para reclamar uno de los lugares en el podio de los franceses. Tremendo partido jugó.

Tuvo el segundo Griezmann, al 92, y con seis minutos de alargue parecía que habría tiempo para una más de los belgas, que apostaron y dejaron mucho espacio en el contragolpe y pasaron angustias, un riesgo inevitable cuando había que apostar por todo o nada.

Linda noche de fútbol en San Petersburgo, donde el idioma oficial fue el francés. Ahora ‘Les Bleus’, los más jóvenes del torneo, apuntan a Moscú. El triunfo del ímpetu está ahora a sólo 90 minutos.

Jenny Gámez A.
Editora FUTBOLRED
Enviada Especial
Rusia

 

Por: Redacción Futbolred

10 de julio 2018 , 03:05 p.m.